Proyectos autorales

Los gritos no pueden silenciarse,

tampoco los mareos, ni los susurros,

ni los fantasmas.

El tiempo se dilata y se contrae,

risueño,

casi tranquilo,

lógico a su manera.

La realidad pesa, aunque se finja inalcanzable y etérea. 

Lo que nos rodea es muchas veces, en simultáneo, visible e invisible; evidente, pero ignorado. Con este proyecto encontré una manera de hablar de la sociedad en la que estoy inmersa a partir de unas imágenes casi casuales, aparentemente inocentes, pero no por ello carentes de sentido.

El método es simple: las calles me van mostrando sus collages, urbanos y efímeros, y mi manipulación se sitúa en lo más estrictamente fotográfico: encuadro y disparo. Fondos, textos, objetos y personas se superponen, se funden, se confunden; los colores y las texturas adquieren un nuevo protagonismo y la justificación inicial de la existencia de cada sujeto o elemento se diluye. La fragmentación, que parece destruir los cuerpos, en realidad los humaniza: dejamos de ver la intención comercial o la figura pública y vemos un ojo, una mano, una persona que se asoma o se esconde.

El límite interpretativo excede, entonces, cada imagen en sí misma y se sitúa en la mirada de quien la observa. 

Los fantasmas son recuerdos vivos, que vuelven y vuelven y se transforman, que crecen, que juegan a esconderse solo para reaparecer más fuertes y más densos, y en el borde de ellos asoma siempre la duda, acecha siempre la muerte... aquí, allá, escondida entre las sombras.

© 2014 by Carolina Jaramillo

Proudly created with Wix.com
 

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now